LOS ‘GURÚS’ Y SUS ENSEÑANZAS

image

ARTURO CASTILLO

Se ha vulgarizado la utilización del término ‘gurú’ para referirse a una persona experta en un tema o dominio. Esta expresión sánscrita, que se traduce como “disipador de las tinieblas”, se refiere a un guía espiritual, cuyas enseñanzas son capaces, justamente, de disipar la ignorancia.

Para ello, él usará el conocimiento, pero no el conocimiento corriente, libresco, sino aquel que despierta las facultades del espíritu. El ‘gurú’ es, se afirma, el prototipo del ser humano que ha superado los apegos, los condicionamientos, que se ha elevado por sobre lo mundano.

Si bien es cierto que el ‘gurú’ puede ser también un erudito, su saber rebasa las relatividades del conocimiento académico-científico. Sus enseñanzas están orientadas a estimular en el estudiante la capacidad para pensar por sí mismo, a fin de que supere los estereotipos, los cómodos atajos intelectuales, y sea capaz de percibir la unidad en todo lo existente.

Pero, fundamentalmente, el ‘gurú’ disipa las tinieblas de la ignorancia respecto de nosotros mismos, de quiénes somos y cuál es el sentido de nuestra existencia.

También suele usarse la palabra ‘maestro’ como sinónimo de ‘gurú’, con la idea de que se trata de alguien que lo sabe todo, que tiene un dominio perfecto de las cosas, la maestría.

Sin embargo, ningún auténtico maestro haría tal declaración, jamás pretendería estar en posesión del saber supremo. Todo lo contrario, ‘gurús’ como Mahatma Gandhi, Krishnamurti, Paramahansa Yogananda, Serge Raynaud de la Ferriére, Gurdjieff, Marco Vinicio Rueda, etc., han dado muestras de una extraordinaria humildad, que contrasta con la soberbia de algunos seudo intelectuales.

Si con la palabra ‘gurú’ se quiere dar a entender que se está ante alguien que tiene autoridad en un determinado campo, ello tampoco alude a esos singulares espíritus, que han renunciado a toda autoridad.

Más aún, ellos tuvieron la fuerza suficiente para trascender las pequeñas obsesiones que caracterizan a la gran mayoría de seres humanos.
De todas formas, los ‘gurús’ del marketing, de la informática, etc., nos recuerdan que en cada uno de nosotros existe la excelencia, que podemos disipar la mediocridad.

Quizás el énfasis que ponen en el mercado, en la venta de la personalidad, en el éxito, según lo concibe la sociedad de consumo, les hace perder la perspectiva del ser humano total. Es decir, son ‘gurús’ que alientan, casi con exclusividad, el desarrollo de los aspectos estrictamente externos, sociales, de los sujetos.

De todas formas, aun los hombres de empresa más conspicuos necesitan de un ‘gurú, alguien que les ayude a considerar las cosas desde perspectivas más frescas, a superar sus propios hábitos mentales.

Anuncios

Publicado el mayo 12, 2013 en EL YO PROFUNDO y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: