FLEXIBILIDAD MENTAL, EL ARTE DE LA ADAPTACIÓN

image

ARTURO CASTILLO

“La flexibilidad mental es mucho más que una habilidad o una competencia: es una virtud que define un estilo de vida y permite a las personas adaptarse mejor a las presiones del medio”
. Con esta premisa parte Walter Riso en su provocativa obra “El poder del pensamiento flexible”.

¿Quién no ha sido víctima de alguna persona de mentalidad rígida? Es que los individuos rígidos se encuentran en todos los escenarios imaginables y juegan todo tipo de roles; pueden ser padres, esposos, hijos maestros, trabajadores, líderes religiosos o políticos, etc. La existencia de dogmas, estereotipos y prejuicios se debe, justamente, a la mentalidad rígida.

En contraste, el pensamiento flexible encuentra vías hacia la renovación, hacia el descubrimiento de nuevas posibilidades; abre vertientes impensadas.

“La fuerza del pensamiento flexible radica en que, a pesar de la resistencia y los obstáculos, nos permite inventarnos a nosotros mismos y fluir con los eventos de la vida sin lastimar ni lastimarse. Su carta de presentación es la creatividad en aumento”. Riso se refiere a la capacidad de adaptación a la realidad cambiante, al reconocimiento de contextos; en otras palabras, a la habilidad para ubicarse en el presente.

Obviamente, quien se despista y desconecta de la realidad genera sufrimiento para sí mismo y para los demás. En apego obstinado al pasado, a ideas o sentimientos, que fueron relevantes en su momento, acarrea dolor.

Sin embargo, renunciar al hábito del dolor, al convencimiento de que solo por la vía del sufrimiento se alcanzan las cosas de la vida que valen la pena, implica hacer un trabajo de transformación de nuestra mente.

Flexibilizar la mente para descubrir otras formas de existencia, más plenas, más gratificantes, constituye un reto, sobre todo si se toma en cuenta que los hábitos y aprendizajes sociales dominan nuestra conducta. La convicción colectiva, que pinta la vida como una confrontación permanente, como un reto que hay que vencer, lleva a un continuo desgaste emocional.

Si el sujeto no flexibiliza esa tensión, si se siente probado permanente, exigido de demostrar sus aptitudes para ser merecedor de vivir en estos tiempos. Si su existencia consiste en complacer a los demás, su propia vida será un fiasco.

Si no halla la justa tensión entre lo que quiere para sí mismo y lo que el mundo espera de él, las únicas alternativas posibles parecerían ser la fuga de la realidad, el ensimismamiento neurótico, o la claudicación de su libertad, para convertirse en un individuo ‘bien adaptado’, en un ciudadano modelo, parte de la masa, sumido en la conformidad.

“Adaptarse mejor a las presiones del medio”, es así como Walter Riso define a la flexibilidad mental. Cabe preguntarse, sin embargo, hasta qué punto el individuo debe flexibilizarse, a fin de adaptarse a la realidad, en qué medida debe resignar su soberanía para elegir lo que quiere ara sí mismo, o simplemente lo que no está dispuesto a conceder, a dar a los demás.

Lograr ese punto equidistante, distinguir la propia frontera, que no solo sea lo limítrofe sino también el punto de convergencia, de encuentro y comunicación, es un proceso largo y eventualmente doloroso.

Siempre será más fácil ceder, resignar, vivir por debajo de las propias expectativas; convertirse en el reflejo de los demás. Siempre será más sencillo y cómodo seguir dócilmente las reglas inventadas por las élites depositarías del orden y la verdad.

Anuncios

Publicado el mayo 19, 2013 en EL YO PROFUNDO y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: