‘BULLYING’, DESPRECIO A LO DISTINTO*

image

ARTURO CASTILLO

Muchos aspectos relativos al comportamiento humano parecieran volverse visibles a partir de la creación de términos que los consagran como fenómenos existentes. Ese es el caso de la palabra ‘bullying’, que ha desvelado una forma patológica de interacción social.

Sin embargo, el hecho de acuñar un término no significa que este agote la realidad subyacente, todo lo que hay detrás de lo que pretende describir.

Tampoco significa que la nueva palabra se refiera a hechos nunca antes conocidos por los seres humanos. Por ejemplo, el nacimiento de la expresión ‘personalidad bipolar’ ha dado margen a descripciones de la conducta propia de quien padece tal trastorno, aunque debe entenderse que la expresión no es el fenómeno como tal, sino una osada aproximación teórica.

Hoy se habla del ‘bullying’, que se manifiesta en prácticamente en todos los campos de la relación entre los individuos. El término elegido alude, en realidad, a una conducta que ha existido desde siempre, como lo demuestra el etólogo austriaco Karl Lorenz en “Sobre la agresión”.

De otra parte, podría decirse que ciertas peculiaridades del comportamiento humano se manifiestan bajo condiciones sociales específicas. Concretamente, la sociedad de nuestros días es generadora de conductas patológicas. Aun así, no hay nada que los individuos podamos ‘inventar’ acerca de nuestra condición psíquica.

El ‘bullying’ es la expresión de sociedades crecientemente hostiles, donde los sujetos se perciben como enemigos potenciales, como amenazas latentes, donde el hecho de ser distinto, diferente, puede condenar al aislamiento o a la agresión permanente. Se trata de un pánico defensivo, de un recelo hacia el depredador que hemos dado cabida en nuestra mente.

El ‘bullying’ es la exacerbación del ánimo violento que se ha apropiado de la sociedad contemporánea, es la expresión de la naturaleza humana primitiva que ha tomado el control del mundo. La lapidaria afirmación de Thomas Hobbes, “El hombre es un lobo para el hombre”, revela que el acoso es algo que domina la conducta de los hombres desde siempre.

Este fenómeno ha cobrando tal dimensión que ha trascendido el espacio escolar y se ha instalado en la familia, en el trabajo, en toda situación que implique ejercicio de autoridad, de poder, de superioridad y dependencia.

Además, el ‘bullying’ domina las relaciones políticas y económicas entre los pueblos, con demostraciones hegemónicas. En general, las asimetrías sociales, la iniquidad, la apropiación del poder por ciertas elites, superan en mucho el ‘bullying’ individual, con su rostro vergonzoso de abuso y humillación.

* Publicado en Semanario Líderes de El Comercio – Ecuador – Sudamérica.

Anuncios

Publicado el mayo 26, 2013 en EL YO DIVERSO y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: