CARNÉS, ¿PERTENENCIA O VIGILANCIA?

image

ARTURO CASTILLO

El uso de identidad e identificación como sinónimos constituye una confusión semántica y de entendimiento. Es bastante común, por ejemplo, hablar de cédula de identidad o de identificación. En realidad, la cédula es un instrumento público, que se basa en parámetros estadísticos y jurídicos, que dan cuenta del estatus de los sujetos.

Cotidianamente, las personas tienen que probar, en diversas circunstancias, que son quienes dicen ser. La identificación, sin embargo, solo alude a su aspecto externo, social, mientras que su identidad permanece, por suerte, protegida.

La exigencia de la identificación está también presente en las empresas. Hoy es común ver a los trabajadores colgando del cuello carnés de identificación. Aparte de la utilidad de la identificación, algunos de estos carnés son también tarjetas de acceso, que autorizan o bloquean el ingreso a ciertas áreas de la empresa.

En otras palabras, los individuos dejan de lado por unas cuantas horas su identidad para asumir la identificación. Llevan un distintivo que les hace parte de, que les confiere pertenencia, que les da cobijo grupal.

Quizás, entonces, la pretensión del uso obligatorio de los coloridos carnés no sea solo identificar al trabajador, sino también recordarle a quién ‘pertenece’. Sin embargo, la pertenencia como tal, no ocurre por obra y gracia del carné, del uniforme, inclusive por la inclusión en el rol de pagos.

Efectivamente, para muchos trabajadores, la empresa es simplemente el lugar donde laboran, un medio de supervivencia. No se sienten emocionalmente ligados, corresponsables de lo que ocurre dentro de la organización, hacedores de su futuro.

De otra parte, el ambiente impersonal, el hecho de que los trabajadores se hayan convertido en un número y un código dentro de una organización, que ha crecido al grado de que ya no se sabe quién es quién, lleva a la decisión de ‘empadronar’ a los trabajadores.

En verdad, es práctico y necesario, pues, por ejemplo, el gerente general, que jamás ha estrechado la mano del común de sus colaboradores, que nunca se ha presentado a sus trabajadores de cuerpo entero, que desconoce quiénes son los responsables de que su dinero se multiplique, si por casualidad llegara a tropezar con alguno de ellos, quizás atine a llamarlo por el nombre impreso en el colorido carné.

Adicionalmente, en empresas multitudinarias, la seguridad es crucial, por aquello del espionaje científico, entre otras razones. Más vale, entonces, que la gente esté vigilada, y para ello qué mejor que un carné magnético. La vigilancia, aunque todavía no es con la implantación de un chip, cuenta por ahora con un efectivo adminículo, con la foto de su coqueto usuario.

El punto es qué deben hacer las empresas para que sus colaboradores desarrollen un sentimiento de pertenencia, para que resuelvan la escisión entre sus intereses estrictamente personales, que les hace concebir a la organización como proveedora de dinero, y la posibilidad de un desarrollo profesional y humano.

Cómo hacer, en fin, para que el trabajo no constituya una tortura cotidiana, una exigencia por la que se obtiene una recompensa monetaria.

De qué manera despertar el interés y la pasión, la capacidad para ir más allá de las tareas asignadas, con ánimo creativo, con el deseo de alcanzar la excelencia aun en los pequeños detalles. En definitiva, cómo motivar al personal para que sienta como suya la empresa, como una posibilidad de realización integral.

La clave radica en las políticas de motivación, en la generación de confianza para que los individuos se atrevan a tomar iniciativas, para que usen su creatividad sin temor a ser coartados o condenados por salirse del libreto de lo establecido y habitual.

El sentido de pertenencia es producto de la identificación con la simbología institucional, con la misión y visión, con un estilo de liderazgo inspirativo.

Anuncios

Publicado el noviembre 12, 2013 en EL YO LABORAL y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: