EL RECURRENTE TEMA DEL ÉXITO

image

ARTURO CASTILLO

No existe una respuesta cerrada y definitiva para explicar las circunstancias que rodean al éxito. Se trata de la conjugación de muchos elementos, de la concurrencia sincrónica de incontables eventos, de la extraña mezcla del azar y la buena fortuna; una feliz coincidencia entre el justo esfuerzo y visión personales y las oportunidades del entorno.

Digamos de una vez que la ‘fórmula’ del éxito es irrepetible, que no se la puede patentar o reproducir en serie, aunque los estantes de las librerías estén abarrotados de obras que hablan de lo sencillo y fácil que es convertirse en un triunfador.

Los hechos demuestran que el éxito es producto de la adversidad bien trabajada, el resultado de la transformación de los temores en certidumbres, del miedo en osadía, de la desconfianza en las propias posibilidades en una fe capaz de mover montañas.

La historia es ilustrativa, nos enseña que en los momentos de mayor crisis es cuando surgen individuos extraordinarios, que sobrepasan el escepticismo colectivo, dando muestras de fortaleza, disciplina y sólidas convicciones.

Ahí donde todos ven solo el fracaso y la desesperanza, esos hombres y mujeres excepcionales transforman los obstáculos en escalones para conquistar lo imposible.

De otra parte, bastaría con que evocásemos unos cuantos nombres de la historia del mundo para constatar que la talla moral y espiritual de esos seres humanos ha servido como referente iluminador que ha perdurado a lo largo del tiempo.

La incidencia de sus acciones ha trascendido los estrechos límites de los prejuicios raciales, de los dogmas religiosos, de los paradigmas políticos. Sus vidas sirven aún de testimonio de lo que significa triunfar auténticamente.

Efectivamente, las convenciones del mundo contemporáneo ponen en la misma categoría al éxito y a la abundancia material, los entiende como sinónimos, dan lustre a quienes más poseen, aunque solo sean sujetos pueriles, egocéntricos, interesados exclusivamente en exhibir sus caros objetos con ostentación.

El éxito que es éxito solo para nosotros mismos, termina con nuestra existencia terrenal; en cambio, el servicio altruista, que no busca la gloria personal, tiene el poder de imponerse al tiempo y al espacio, de prevalecer como una lección para el mundo.

Perseguir el éxito parece ser una búsqueda humana natural, lo cual nada tiene que ver con la devaluada idea acerca del mismo que prevalece hoy en día. Éxito en las tareas bien hechas, con entrega plena; éxito en el gozo de alcanzar metas discretas pero vitales para el avance personal.

El éxito, desde esta perspectiva, no está hecho de logros monumentales, concluyentes, sino de procesos continuos, de pequeñas concreciones que abren otras posibilidades, otros retos.

Los individuos exitoso dan cuenta de que el éxito no es una especie de rayo que toca repentinamente al sujeto, transformándolo en alguien especial, poseedor de un carisma especial, envidiado y admirado por todo el mundo y, por supuesto, dueño de una cuantiosa fortuna.

A mucha gente le cuesta trabajo entender que el éxito es un proceso, un camino, la suma de aciertos y errores, la consecuencia de la toma de decisiones claves, en momentos claves.

Sin embargo, hay algún ingrediente que escapa a todo análisis, que resulta imposible de repetirse en serie, cuya aplicación lleve indefectiblemente al éxito. No obstante, a la vez, mujeres y hombres de éxito lo poseen.

¿Disciplina? ¿Humildad? ¿Laboriosidad? ¿Conocimiento?… Averígüelo por sí mismo…

Anuncios

Publicado el febrero 6, 2014 en EL YO DIVERSO y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: